La ya no tan desconocida figura del Fideicomiso al costo día a día logra más adeptos y más usuarios que de a poco se convencen de la seguridad de la misma.

Impulsada además por el públic argentino que ya conoce de dicha figura muchos antes que la legislación uruguaya y que genera un viento a favor en determinados proyectos.